Profecía

Profecías de Cristo y prueba de que Dios existe - Parte 1

Profecías de Cristo y prueba de que Dios existe - Parte 1
Opciones de audio: MP3

Profecías de Cristo y prueba de que Dios existe - Parte 1

Artículo#: 1846

Juan 10:24:

Y le rodearon los judíos y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos has de turbar el alma? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente. 

Jesús respondió a sus inquisidores en los versículos 25-28:

25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;

26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen;

28 y yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Necesitamos saber claramente quién es este Jesucristo. Jesús habla claramente de sí mismo en Juan 14: 6:

Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

  • Jesucristo es el camino- el único camino de salvación.
  • Jesucristo es la verdad- la verdad de Dios para todos los hombres.
  • Jesucristo es la vida- vida abundante aquí y vida eterna en el más allá.

¿Has encontrado el camino, la verdad y la vida? ¿Has nacido de nuevo, nacido por segunda vez, esta vez del Espíritu de Dios? ¿Quieres empezar de nuevo? ¿Te gustaría una nueva vida y no solo una nueva hoja? ¿Te gustaría que todos tus pecados fueran perdonados y olvidados? ¿Te gustaría tener el poder de vivir una vida piadosa? GodSaidManSaid tiene buenas noticias. Hoy es tu día de salvación- tu día de respuestas. Haz clic en " Más allá con Jesús " para obtener instrucciones sencillas y la entrada inmediata al Reino de Dios. Hazlo ahora. Te esperamos aquí.  AHORA, EL TEMA DE HOY. 

DIOS DIJO, Hechos 3: 13-18:

13 El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob; el Dios de nuestros padres ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis, y negasteis delante de Pilato, cuando éste había determinado dejarle en libertad.

14 Mas vosotros al Santo y al Justo negasteis, y pedisteis que se os diese un hombre homicida;

15 y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios resucitó de los muertos; de lo cual nosotros somos testigos.

16 Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, en su nombre le ha confirmado: Así que, la fe que por Él es, le ha dado esta completa sanidad en presencia de todos vosotros.

17 Y ahora, hermanos, yo sé que por ignorancia lo habéis hecho, como también vuestros príncipes.

18 Pero Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que Cristo había de padecer.

EL HOMBRE DIJO: Las profecías bíblicas son simplemente injurias de ancianos. Las profecías son vagas, complicadas, retorcidas y moldeadas para adaptarse al capricho del hablante.

Ahora EL REGISTRO. Dios emplea la profecía como una plataforma para probar que Él es. Él dice el final desde el principio y desafía al hombre a intentar hacer lo mismo. Cuando se aplican las leyes de la probabilidad, es evidente la absurda imposibilidad de que el hombre haga las predicciones bíblicas y que se cumplan.

Isaías 41: 21-24:

21 Presentad vuestra causa, dice Jehová; exponed vuestros argumentos, dice el Rey de Jacob.

22 Traigan, anúnciennos lo que ha de venir; dígannos lo que ha pasado desde el principio, y pondremos nuestro corazón en ello; sepamos también su postrimería, y hacednos entender lo que ha de venir.

23 Dadnos nuevas de lo que ha de ser después, para que sepamos que vosotros sois dioses; o a lo menos haced bien, o mal, para que tengamos qué contar, y juntamente nos maravillemos.

24 He aquí que vosotros sois de nada, y vuestras obras de vanidad; abominación el que os escogió.

Las profecías bíblicas citadas aquí no solo contarán con el respaldo de probabilidades impenetrables de que fueron hechas por Dios, sino que proporcionaremos el fundamento de todas las pruebas: testigos- testimonio histórico, confiable y colaborado.

Hace muchos años, un amigo mío que estaba profundamente atado por las drogas entregó su corazón a Jesucristo y fue liberado instantáneamente de la adicción a la heroína, el alcohol y la nicotina. Primero, asistió a un servicio en la iglesia donde hizo un compromiso simbólico con Jesucristo, pero el milagro que cambió su vida no se había comenzado. Varios días después, mi esposa y yo lo invitamos a cenar a casa. Después de la cena le mostré varias profecías del Antiguo Testamento que predijeron la venida del Señor Jesucristo cientos, incluso miles de años antes de que viniera a la tierra. Fue en este momento cuando fue expuesto a las maravillosas profecías de Dios que realmente nació de nuevo.

En el Antiguo Testamento, hay más de 300 referencias proféticas a Jesucristo. Se predice Su vida, Su ministerio, Su muerte y Su resurrección, así como Su segunda venida, Su regreso a la tierra en la batalla de Armagedón, y más. En esta función, enumeraremos algunos.

Casi 1800 años antes del nacimiento de Jesucristo, Génesis 49:10 registra:

No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Silo; y a él se congregarán los pueblos. 

La palabra Silo significa "tranquilo o seguro", y era donde descansaba la casa de Dios antes de Jerusalén.

El cetro gobernante permanecería en la tribu hebrea de Judá hasta que se pasara al Mesías, quien en sí mismo sería del linaje del Rey David que era de la tribu de Judá. Esta profecía se cumplió en el linaje de Jesucristo, como lo registra el apóstol Mateo en el capítulo 1: 1:

El libro de la generación de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.

El liderazgo judío en la época de Cristo estaba plenamente consciente de Su conexión generacional con el rey David. Esto causó preocupación, porque significaba que Él tenía al menos uno de los requisitos para ser el Mesías. El siguiente extracto es del antiguo Talmud judío babilónico (70-200 d.C.):

(Rabino) Ulla dijo: “¿Creerías que se le habría buscado con tanto celo alguna defensa? Él era un engañador, y el Todo misericordioso dice: ‘No le perdonarás, ni le ocultarás’. Fue diferente con Jesús, porque él estaba cerca del reinado ".   [Fin de la cita].

Varios otros autores del Nuevo Testamento registran el cumplimiento de la profecía hecha en Génesis 49:10. Tenga en cuenta que el hombre dijo que las profecías de Dios son vagas y complicadas.

Aproximadamente 700 años antes del nacimiento de Jesucristo, el profeta Isaías, por inspiración del Espíritu de Dios, profetizó en el capítulo 7:14:

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel.

Dios dijo que nos daría una señal. La señal era una mujer que no había conocido sexualmente al hombre, concebiría y tendría un hijo, una señal milagrosa y una imposibilidad biológica. El apóstol Mateo certifica el cumplimiento de esta antigua profecía en el capítulo 1: 18-25:

18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando María su madre desposada con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo,

19  y José su marido, como era un hombre justo y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.

20 Y pensando él en esto, he aquí el ángel del Señor le apareció en un sueño, diciendo: José hijo de David, no temas recibir a María tu esposa, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS; porque Él salvará a su pueblo de sus pecados.

22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo que fue dicho del Señor, por el profeta que dijo:

23 He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emmanuel, que interpretado es: Dios con nosotros.

24 Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su esposa,

25 pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y llamó su nombre JESÚS.

El Evangelio de Lucas, capítulo 1, también declara el cumplimiento de este gran milagro.

La afirmación cristiana de la profecía de Isaías era bien conocida entre la jerarquía judía. No negaron Su existencia. Su posición oficial fue y es que Jesucristo era un bastardo- un niño huérfano, porque si, de hecho, nació de una virgen, entonces habrían crucificado al Mesías.

Más de 700 años antes del nacimiento de Jesucristo, Miqueas 5: 2-4 profetiza:

Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre los millares de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas han sido desde el principio, desde la eternidad.

Por tanto, Él los dejará hasta el tiempo que dé a luz la que ha de dar a luz; entonces el resto de sus hermanos volverán a los hijos de Israel.

Y Él estará, y apacentará con el poder de Jehová, con la majestad del nombre de Jehová su Dios; y permanecerán; porque ahora Él será engrandecido hasta los confines de la tierra.

Es interesante notar que Isaí y sus hijos, que incluían al rey David, eran de Belén.

Dios, como debemos de esperar, es el verdadero maestro de los detalles. El significado del nombre Belén, el lugar de nacimiento de Jesucristo, es la "Casa del Pan". Jesucristo es conocido por los santos como "el pan de vida".  Juan 6:35:

Y Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

Mateo 2: 1 anuncia el cumplimiento de la profecía de Dios acerca de su hijo unigénito Cristo Jesús:

Y cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, he aquí unos hombres sabios del oriente vinieron a Jerusalén, 

Lucas 2: 4-7:

4 Y José también subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;

5 para ser empadronado con María su esposa, desposada con él, la cual estaba a punto de dar a luz.

Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.

Y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales, y le acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Juan 7:42:

¿No dice la Escritura que de la simiente de David, y de la aldea de Belén, de donde era David, ha de venir el Cristo?

Más de 500 años antes de Cristo, el profeta Zacarías habla de la ruptura del antiguo pacto con el advenimiento de Jesucristo y predice sobrenaturalmente 30 piezas de plata y el campo del alfarero.  Zacarías 11: 10-13:

 

10 Tomé luego mi cayado Hermosura, y lo quebré, para deshacer mi pacto que concerté con todos los pueblos.

11 Y fue deshecho en ese día, y así conocieron los pobres del rebaño que miraban a mí, que era la palabra de Jehová.

12 Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata.

13 Y me dijo Jehová: Échalo al tesoro, ¡hermoso precio con que me han apreciado! Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché al tesoro en la casa de Jehová.

El apóstol Mateo informa el cumplimiento de la profecía de Zacarías en el capítulo 26: 14-16:

14 Entonces uno de los doce, llamado Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes,

15 y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y convinieron con él por treinta piezas de plata.

16 Y desde entonces buscaba oportunidad para entregarle.

Y luego en Mateo 27: 3-10:

3 Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, arrepentido, devolvió las treinta monedas de plata a los príncipes de los sacerdotes y a los ancianos,

4 diciendo: Yo he pecado entregando la sangre inocente. Pero ellos dijeron: ¿Qué a nosotros? Míralo tú.

5 Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó.

6 Y los príncipes de los sacerdotes, tomando las piezas de plata, dijeron: No es lícito echarlas en el tesoro, porque es precio de sangre.

7 Y tomando consejo, compraron con ellas el campo del alfarero, para sepultura de los extranjeros.

8 Por lo cual aquel campo fue llamado: Campo de Sangre, hasta el día de hoy.

9 Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, que dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, el precio del estimado, el cual fue apreciado por los hijos de Israel;

10 y las dieron por el campo del alfarero, como me ordenó el Señor.

Alrededor del año 1000 a. C., el rey David profetizó de Jesucristo en el Salmo 22, hablando gráficamente de la crucifixión. Solo un ejemplo es el versículo 16:

Porque perros me han rodeado, me ha cercado cuadrilla de malignos; horadaron mis manos y mis pies.

El incrédulo Tomás habla en el evangelio de Juan 20:25:

Le dijeron, pues, los otros discípulos: Hemos visto al Señor. Y él les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.

Zacarías 13: 6 habla de los resultados de la crucifixión. Cuando Cristo regrese a la tierra en el día del juicio, algunas personas responderán como dice el versículo:

Y le preguntarán: ¿Qué heridas son éstas en tus manos? Y Él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos.

Más de 1.000 años antes de que Jesús naciera en Belén, Dios predice el futuro en Salmos 22:18:

Repartieron entre sí mis vestiduras, y sobre mi ropa echaron suertes.

El apóstol Marcos en el capítulo 15:24:

Y cuando le hubieron crucificado, repartieron sus vestiduras echando suertes sobre ellas, para ver qué llevaría cada uno.

El estadístico Dr. Peter Stoner calculó las probabilidades de que un solo hombre cumpla 48 de las profecías bíblicas de la venida de Jesucristo y que sean cumplidas. Las probabilidades de que un hombre haga estas predicciones y que se cumplan son de uno en uno seguido de 144 ceros- un número tan grande que el lenguaje no puede etiquetarlo. La posibilidad de que cualquier hombre haga ocho de las profecías y que se cumplan es de una entre cien millones de billones. Si un mortal tiene una posibilidad entre cien millones de billones de hacer estas predicciones con éxito, entonces el otro lado de esta ecuación simplemente diría que todos los números en cien millones de billones con la excepción de uno, son las posibilidades de que estas profecías fueron hechas por un Dios sobrenatural.

 

Revisando solo un puñado de estas maravillosas profecías me recuerda de Hebreos 10: 4-7:

  1. Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.
  2. Por lo cual, entrando en el mundo, dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo:
  3. Holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron.
  4. Entonces dije: He aquí que vengo (en la cabecera del libro está escrito de mí) para hacer, oh Dios, tu voluntad.

Los hombres niegan a este Cristo porque sus obras son malas.

Gritan: "¡Pruébalo!" Pero la verdad no la pueden ver y la prueba realmente no la quieren aceptar.

DIOS DIJO, Hechos 3: 13-18:

13 El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob; el Dios de nuestros padres ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis, y negasteis delante de Pilato, cuando éste había determinado dejarle en libertad.

14 Mas vosotros al Santo y al Justo negasteis, y pedisteis que se os diese un hombre homicida;

15 y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios resucitó de los muertos; de lo cual nosotros somos testigos.

16 Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, en su nombre le ha confirmado: Así que, la fe que por Él es, le ha dado esta completa sanidad en presencia de todos vosotros. 

17 Y ahora, hermanos, yo sé que por ignorancia lo habéis hecho, como también vuestros príncipes.

18 Pero Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que Cristo había de padecer.

EL HOMBRE DIJO: Las profecías bíblicas son simplemente injurias de ancianos. Las profecías son vagas, complicadas, retorcidas y moldeadas para adaptarse al capricho del hablante.

Ahora tú tienes EL REGISTRO.

 

Referencias:

Autorizada Santa Biblia Reina Valera Gomez 2010

House, WH, Gráficos cronológicos y de antecedentes del Nuevo Testamento, Zondervan, 1981

Pavelek, M., “The Prophecies, The Odds & The Savior,” Sermón

www.powertochange.com, True Prophecies

 

Visitas: 1160