God Said Man Said

Espíritu Santo (Parte dos)

Recibir el bautismo con el Espíritu Santo es el primer mandamiento que se le da a la iglesia. El ministerio del Espíritu Santo y ser bautizado personalmente con el Espíritu Santo son fundamentales para todas las responsabilidades del Cuerpo de Cristo.
Opciones de audio: MP3

Espíritu Santo (Parte dos)

Artículo#: 1861

NOTA ESPECIAL: Hemos estado publicando esta serie sobre el Bautismo con el Espíritu Santo tal como está escrito. Originalmente concebido como una serie de cuatro partes, ahora se ha convertido en cinco partes. Nos disculpamos por cualquier confusión. Que el rostro del Señor brille sobre ti con luz y verdad.

NOTA: Esta es la segunda parte de una serie de cinco partes sobre el Bautismo con el Espíritu Santo. Para una comprensión completa, es importante recibir esta serie en orden numérico.

El Bautismo con el Espíritu Santo con señales y prodigios que siguen- ¿es para hoy? Hablando en lenguas desconocidas, poner las manos sobre los enfermos, echar fuera los demonios, los nueve dones sobrenaturales del Espíritu- ¿estas cosas son para hoy? ¿Qué es la verdad sobre este tema extremadamente crítico? Si estas manifestaciones sobrenaturales existen, ¿entonces, por cierto, no desmentirán completamente las enseñanzas de los incrédulos? Por supuesto que lo harán, pero la verdad y los datos tienen poco que ver con la incredulidad. ¿Estás preparado para creer todo lo que está escrito en las Escrituras? AHORA EL TEMA DE HOY

DIOS DIJO, Marcos 16: 16-20:

16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
17 Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;
18 tomarán serpientes; y si bebieren cosa mortífera, no les dañará; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
19 Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.
20 Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, obrando con ellos el Señor, y confirmando la palabra con señales que les seguían. Amén.

DIOS DIJO, Hechos 2: 1-4:

1 Y cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes en un mismo lugar.
2 Y de repente vino un estruendo del cielo como de un viento recio que corría, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

DIOS DIJO, Hechos 10: 44-47:

44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían la palabra.
45 Y los creyentes de la circuncisión, que habían venido con Pedro, estaban asombrados de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.
46 Porque los oían hablar en lenguas y magnificar a Dios. Entonces respondió Pedro,
47 ¿Puede alguno impedir el agua, para que no sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?

DIOS DIJO, Hechos 19: 1-7:

1 Y aconteció que mientras Apolos estaba en Corinto, Pablo, habiendo pasado por las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos,
2 les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído que hay Espíritu Santo.
3 Entonces les dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Y ellos dijeron: En el bautismo de Juan.
4 Y Pablo les dijo: Juan bautizó con el bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en Aquél que vendría después de él, esto es, en Cristo Jesús.
5 Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.
6 Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.
7 Y eran por todos unos doce varones.

EL HOMBRE DIJO: Hablar en lenguas es un montón de algarabía impía, y las manifestaciones sobrenaturales de casi cualquier tipo no son para hoy. Tanto los incrédulos como los incrédulos "religiosos" niegan por completo su existencia sobrenatural.

Ahora EL REGISTRO. Esta es la segunda parte de una serie de cinco partes sobre el bautismo con el Espíritu Santo. Se contestarán las diez preguntas enumeradas en el primer artículo de esta serie. Si no has leído o escuchado Espíritu Santo (Parte uno), por favor para y hazlo antes de continuar.

Pregunta # 1: ¿Cuál es el primer mandamiento que Jesucristo da a su iglesia primitiva?

Debes tomar nota aquí que, para tener una comprensión claro de este asunto, debemos afrontarlo cronológicamente, comenzando con las profecías del Antiguo Testamento. Por ejemplo, Isaías 28:11:

porque en lengua de tartamudos, y en otra lengua hablará a este pueblo.

El hermano Pablo se refiere a esto en I Corintios 14:21:

En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor.

Joel 2: 28-32:

28 Y será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros viejos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.
29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.
30 Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo.
31 El sol se tomará en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de JEHOVÁ.
32 Y será que cualquiera que invocare el nombre de JEHOVÁ será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como JEHOVÁ  ha dicho, y en los  que quedaren, a los cuales JEHOVÁ habrá llamado.

El hermano Pedro se refiere a esta profecía en el día de Pentecostés en Hechos 2: 16-21. Procedemos del Antiguo Testamento, a los evangelios del Nuevo Testamento, y luego al libro de Hechos y las epístolas.

Esta doctrina necesaria no se puede exagerar. El recibir el Bautismo con el Espíritu Santo es el primer mandamiento dado a la iglesia. El ministerio del Espíritu Santo y ser bautizado con el Espíritu Santo personalmente son fundamental de todas las responsabilidades del Cuerpo de Cristo. La fiesta judía de Pentecostés, conocida como la Fiesta de las Semanas de Siega, o de los Primeros Frutos, fue un día de fiesta parecido al Día de Gracias (Thanksgiving) estadounidense. Se llevó a cabo en el día cincuenteno después de la Pascua y fue el mismo día en que Dios, a través de Cristo Jesús, bautizó a los primeros seguidores--los Primeros Frutos -- de Jesucristo con el Espíritu Santo. Pentecostés es comúnmente conocido como el cumpleaños de la iglesia. El mandamiento de recibir el bautismo con el Espíritu Santo es la última palabra que habló el Señor y el primer mandamiento dado al comienzo de la iglesia. 

Hechos 1: 6-9:

6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?
7 Y Él les dijo: No toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;
8 Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo; y me seréis testigos, a la vez, en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.
9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado; y una nube lo recibió y lo encubrió de sus ojos.

Lucas 24: 49-51:

49 Y he aquí, yo enviaré sobre vosotros la promesa de mi Padre: más vosotros quedaos en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis investidos con poder de lo alto.
50 Y los condujo fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo.
51 Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos y fue llevado arriba al cielo.

El ministerio del Espíritu Santo es tan inmensamente importante, que Jesús habla estas palabras en Juan 16: 7:

Pero yo os digo la verdad: Os es necesario que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendrá a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré.

La palabra necesario enfatiza la importancia del Bautismo con el Espíritu Santo. Para usar una metáfora del béisbol, el nacer de nuevo te pone en el juego. El Bautismo con el Espíritu Santo es llegando a la primera base, y para anotar con éxito es el primer imperativo. Es la última palabra de Cristo y el primer mandamiento dado a la iglesia.

Pregunta # 2: ¿Las personas se bautizan automáticamente con el Espíritu Santo el día en que se salvan?

El Bautismo con el Espíritu Santo es separado del don de la salvación. Sin duda, es preferible recibirlo el día en que uno nace de nuevo, pero en muchos casos se recibe en una fecha futura. Sin embargo, si uno lo recibe en el día de su salvación, es sin duda una experiencia diferente y separada.

El derrame inicial del Espíritu Santo fue en un aposento alto en Jerusalén en el día de Pentecostés. Los que fueron llenos del Espíritu Santo ya eran creyentes en Cristo, y habían sido previamente bautizados con agua. Hechos 2: 1-4:

1 Y cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes en un mismo lugar.
2 Y de repente vino un estruendo del cielo como de un viento recio que corría, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Hechos 19: 1-6 Muestra claramente que el Bautismo con el Espíritu Santo es separado de la salvación. También ten en cuenta, que declara tres bautismos separados. Se lee:

1 Y aconteció que mientras Apolos estaba en Corinto, Pablo, habiendo pasado las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos,
2 les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído que hay Espíritu Santo.
3 Entonces les dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Y ellos dijeron: En el bautismo de Juan.
4 Y Pablo les dijo: Juan bautizó con el bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en Aquél que vendría después de él, esto es, en Cristo Jesús.
5 Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.
6 Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.

Hechos 2: 38-39:

38 Entonces Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.

La Palabra de Dios definitivamente resuelve este asunto. El bautismo con el Espíritu Santo es una ocurrencia sobrenatural separada y distinta que sigue la experiencia del nuevo nacimiento.

Pregunta # 3: ¿Cómo se bautizaron los santos de la antigüedad con el Espíritu Santo?

En las Escrituras donde se dan detalles, la manifestación inicial y externa que se produce cuando uno es bautizado con el Espíritu Santo, es que el recipiente del Bautismo hablará en una lengua desconocida. Una lengua desconocida es desconocida para el que habla. I Corintios 13: 1 se refiere a este fenómeno sobrenatural: 

Si yo háblese lenguas humanas y angélicas, y no tengo caridad, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.

Una lengua desconocida no se aprende en una universidad, ni es conocida por el hablante, pero lo hace sobrenaturalmente como el Espíritu de Dios les da que hablen. Esto está claramente establecido en I Corintios 14: 14-18:

14 Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto.
15 ¿Qué hay entonces? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.
16 De otra manera, si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa el lugar de un simple oyente, ¿cómo dirá amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho.
17 Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado.
18 Doy gracias a mi Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros.

El Bautismo con el Espíritu Santo que ocurrió el día de Pentecostés vino con el hablar en lenguas. Hechos 2: 1-4:

1 Y cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes en un mismo lugar.
2 Y de repente vino un estruendo del cielo como de un viento recio que corría, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Los primeros Gentiles que recibieron el Bautismo con el Espíritu Santo fueron Cornelio y su familia y amistades. Cornelio era un centurión romano de la compañía llamada La Italiana. Él llamó a Pedro para escuchar las palabras de vida. Mientras creían en el Señor Jesús, un evento sobrenatural ocurrió. Hechos 10: 44-47:

44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían la palabra.
45 Y los creyentes de la circuncisión, que habían venido con Pedro, estaban asombrados de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.
46 Porque los oían hablar en lenguas y magnificar a Dios. Entonces respondió Pedro:
47 ¿Puede alguno impedir el agua, para que no sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?

El apóstol Pablo les ministró a los 12 dicípulos de Juan el Bautista en Hechos 19 y recibieron el don del Espíritu Santo. El versículo 6 lee:

Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.

En las tres instancias arriba, donde se encuentran detalles, mientras personas actualmente se bautizan con el Espíritu Santo, todos hablan en nuevas lenguas. En Hechos 8, un grupo de creyentes se están bautizando con el Espíritu Santo. Los detalles que ocurren no se dan, pero por cierto es obvio que una manifestación sobrenatural está ocurriendo. Un nuevo converso que había sido hechicero quedó tan impresionado con las manifestaciones milagrosas que quiso comprar la habilidad de ministrar el Bautismo. Hechos 8: 18-21:

18 Y cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero,
19 diciendo: Dame también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos, reciba el Espíritu Santo.
20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se adquiere con dinero.
21 No tienes tú ni parte ni suerte en este asunto; porque tu corazón no es recto delante de Dios.

La respuesta a la pregunta # 3 es que cuando los santos de la antigüedad recibieron el bautismo con el Espíritu Santo, hablaron en lenguas desconocidas.

Pregunta # 4: ¿Cómo reconocieron los Apóstoles a alguien quien fue bautizado con el Espíritu Santo?

El hombre que estuvo de pie ante la multitud en Jerusalén en ese día de Pentecostés, explicando el derramamiento sobrenatural del Espíritu Santo y hablando en lenguas desconocidas, fue el apóstol Pedro. En Hechos 10: 44-47, el apóstol Pedro describe cómo es que él sabe que el grupo en la casa de Cornelio ha recibido el Bautismo con el Espíritu Santo. El pasaje dice:

44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían la palabra.
45 Y los creyentes de la circuncisión, que habían venido con Pedro, estaban asombrados de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.
46 Porque los oían hablar en lenguas y magnificar a Dios. Entonces respondió Pedro:
47 ¿Puede alguno impedir el agua, para que no sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?

En el versículo 46 la palabra es porque " Porque los oían hablar en lenguas y magnificar a Dios”. Cuando Pedro les explicó a los apóstoles y discípulos judíos cómo es que Dios ofreció la salvación a los gentiles, así como se lo había ofrecido a los judíos, él recita lo siguiente en Hechos 11: 15-18:

15 Y cuando comencé a hablar, cayó  el Espíritu Santo sobre ellos, como sobre nosotros al principio.
16 Entonces me acordé de la palabra del Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.
17 Así que, si Dios les dio el mismo don también como a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿qué era yo que pudiese estorbar a Dios?
18 Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: De manera que también a los gentiles ha concedido Dios arrepentimiento para vida.

Pedro sabía que Cornelio y su casa habían recibido el don del Espíritu Santo porque los escuchó hablar en lenguas, tal como lo hicieron en el día de Pentecostés.

Lo siguiente es un resumen de las preguntas del uno al cuatro del "Espíritu Santo":

1. Las últimas palabras de Jesús y el primer mandamiento a la iglesia primitiva fue que se quedaran hasta que recibieran el Bautismo con el Espíritu Santo.

2. El Bautismo con el Espíritu Santo es claramente distinta y separada que sigue la experiencia del nuevo nacimiento.

3. Cuando los santos de la antigüedad recibieron el Bautismo con el Espíritu Santo, hablaron en lenguas desconocidas

 

4. La manifestación reconocida por Pedro en la casa de Cornelio indica que la gente, de hecho, había recibido el Bautismo con el Espíritu Santo fue que los escuchó hablar en lenguas.

Este es el fin de "Espíritu Santo (Parte Dos)." Las Partes Tres y Cuatro, si Dios quiere, seguirán. ¡Sea libre de creer

>>> IR A "Espíritu Santo (Parte Tres)"


Referencias:
LA SANTA BIBLIA REINA VALERA GOMÉZ 2010
Halley''s Bible Handbook, p101

Visitas: 359